lunes, 17 de octubre de 2016

¡Nuevo blog!

¡Hola, trotamundos!

 

¿Qué tal estáis? Siento no haber subido ninguna entrada estos días, pero no tengo mucho tiempo libre. Sé que dije que intentaría publicar con más regularidad, pero también dije que no prometía nada... En fin. Deciros, antes que nada, que la entrada que os traigo hoy es informativa.

¿Recordáis cuando, en la entrada anterior, hablé sobre mi blog de Tumblr? Si tenéis mala memoria, no os preocupéis. Yo os lo recuerdo: 
"En mi blog de Tumblr, que lo retomé hace un par de días, también publicaré fotografías. La diferencia con Instagram es que aquí solamente será contenido artístico. Publicaré entradas siempre que tenga un gran número de fotos que enseñar, ya que todas las de una misma categoría irán en una misma publicación; haya hecho una sesión de fotos o me haya ido de viaje a algún sitio interesante. ¿Os encanta el octavo arte? Pues no podéis perderos mi otro blog."

El caso es que ya tengo algunas entradas publicadas, pero con el tiempo me he ido encontrando un gran problema. Tumblr tiene un límite. ¿Qué significa esto? Pues supone que no me deja subir fotografías con buena calidad, que es lo que intento precisamente. Además, en el hipotético caso de que no me importara subirlas en una calidad más baja, tampoco sé que cómo hacer para reducirla.

Así que, tras darle muchas vueltas, he decidido borrarme mi blog de Tumblr para crearme otro más en Blogger, ya que esta plataforma me deja publicar sin restricciones. Solamente deciros que estará en marcha dentro de poco y su URL es jbmtrotamundos.blogspot.com. Sí, ya se lo sé, es muy parecida al enlace de éste, pero quería que guardase similitud con mis demás redes sociales.

Ah, y lo que todo os estaréis preguntando... ¿Significa esto que voy a dejar de escribir en este blog? ¡En absoluto! Me gustaría dedicarme a los dos. No os preocupéis por ello.

Y bueeeno, trotamundos, ¡nada más que añadir! Espero que os guste mi nuevo blog de fotografía, ¡allí os espero! Nos vemos pronto y, recordad, sed felices siendo trotamundos...

lunes, 19 de septiembre de 2016

¿El verdadero año comienza en septiembre?

¡Bueeenas tardes, trotamundos! ¿Qué tal estáis?


Lo sé, no hace falta que digáis nada. La última vez que escribí una entrada en condiciones fue el diez de enero de este mismo año, explicando lo que iba a pasar con todo lo de Google Friend Connect. Si no contamos todos los textos que he ido publicando este tiempo, sobre todo de #agostodepoesía, podría decirse que llevo sin hablar con vosotros un poco más de ocho meses.

El curso pasado estuvo lleno de muchas cosas, tanto buenas como malas; pero, sobre todo, estuvo repleto de proyectos. Estudié mi último año de Secundaria y finalmente me gradué; estuve apuntada a un taller de cine que me encantó y empecé a crear un cortometraje; asistí a clases de inglés para poder conseguir el título Cambridge First Certificate in English (lo que se suele conocer como B2); fui miembro del Consejo Escolar de mi instituto además de delegada de mi clase... Como podéis ver, el tiempo fue algo que no me sobraba demasiado.

Siéndoos sincera, no sé lo que me ocurrirá este año. El viernes empecé Bachillerato en la modalidad de Ciencias Sociales y espero poder conseguir la máxima nota posible; el examen de B2 lo haré el ocho de octubre y, una vez me examine, no tengo pensado volver a dar clases de inglés; no sé si volveré a apuntarme al taller de cine, aunque me encantaría... Lo que sí tengo seguro es que volveré a presentarme como candidata para formar parte del Consejo Escolar de mi instituto, cuya candidatura dura dos años.

Siempre he pensado que, tal y como indica el título de esta publicación, el verdadero comienzo del año no es enero, sino en septiembre; pues es cuando empezamos otro curso y se avecinan muchos proyectos nuevos. ¿A qué quiero llegar con todo esto?  Bueno. El caso es que, sinceramente, echaba de menos escribir en el blog como lo hacía antes; así que me gustaría que retomarlo fuese uno de los nuevos proyectos de este maravilloso año que está por llegar. Admitamos que ya no voy a poder publicar contenido con la regularidad de hace uno o dos años, pues voy creciendo y tengo más cosas a las que dedicarle tiempo; pero me gustaría hacer un pequeño esfuerzo y publicar, al menos, una entrada a la semana. Yo no prometo nada si no estoy segura de que voy a poder cumplirlo, solamente os digo que intentaré volver a darle vida a este pequeño blog que tanto tiempo lleva creado.

Sobre el tipo de contenido que voy a publicar a partir de ahora, deciros que no he pensado cambiar mucho en ese aspecto. Intentaré subir más reseñas literarias y críticas cinematográficas, pues tengo pendientes algunas. También quiero terminar la sección De la A a la Z que, si podéis recordar, me quedé en la E. Por supuesto, también seguiré publicando textos de mi propia creación, siempre y cuando escriba alguno. Lo que creo que va a escasear más van a ser las fotografías, pues ahora tengo otras redes sociales que están mejor diseñadas para publicarlas.

Y eso último lo enlazo con otra cosa que me gustaría comentaros: mis blogs y redes sociales. Poco a poco, he ido creándome un perfil en los lugares que más se usan ahora en Internet, así que vengo a informaros sobre qué voy a publicar en cada una de ellas.
- En mi cuenta de Instagram podréis ver alguna que otra de mis fotografías, ya sean artísticas o personales. No sé cuál será la regularidad, así que no diré nada sobre eso. Simplemente, subiré una foto siempre que me apetezca.
- En mi cuenta de Twitter, la cual ha sido recientemente creada, podréis leerme durante la mayoría del día. Escribiré pequeñas reflexiones dando mi opinión sobre cualquier tema, alguna que otra de mis frases poéticas, etc. Si no os cansáis de mí y queréis conocerme un poco más, entonces seguirme en Twitter os vendría bien.
- En mi blog de Tumblr, que lo retomé hace un par de días, también publicaré fotografías. La diferencia con Instagram es que aquí solamente será contenido artístico. Publicaré entradas siempre que tenga un gran número de fotos que enseñar, ya que todas las de una misma categoría irán en una misma publicación; haya hecho una sesión de fotos o me haya ido de viaje a algún sitio interesante. ¿Os encanta el octavo arte? Pues no podéis perderos mi otro blog.
- También tengo otras redes sociales, pero no son muy importantes y tampoco las uso demasiado. Digamos que las que he mencionado son las principales. De todas formas, podéis encontrarlas en la columna derecha de la página.

En fin, creo que ya he terminado por hoy. Sé que es una entrada larga y toda persona que la haya leído entera se merece un premio, pero es que tenía muchísimas cosas que contaros. Deciros por último que nos vemos el lunes que viene con una nueva entrada. Me gustaría que fuese una reseña literaria, pero todavía no estoy segura. ¡Tendréis que esperar un poco para averiguarlo!


Y bueeeno, trotamundos, después de tanto tiempo, vuelvo a escribir la famosa despedida... Si os ha gustado esta entrada, compartidla para que todo el mundo se entere de que el blog vuelve a ponerse en marcha; y si aún no sois un trotamundos, no sé a qué estáis esperando para haceros seguidores. Podéis comentar lo que queráis, pues no dudaré en responderos. Y ahora sí, ¡nos vemos la semana que viene y, recordad, sed felices siendo trotamundos!

domingo, 18 de septiembre de 2016

Pequeños textos de #agostodepoesía

La poesía no siempre consta de palabras.

Tú eres un buen ejemplo.

-------------------------

Escritora frustrada busca a alguien que le traiga inspiración.

Alguien del que pueda sacar una historia sin complicación.

-------------------------

Aquella noche, la curiosidad echaba de menos al gato.

Lo que la curiosidad no sabía es que el gato había muerto por ella.

-------------------------

Siempre envidié la historia de amor que tienen el Sol y la Luna.

Nunca se ven pero aun así les siguen siendo completamente fieles al otro.

Y eso no puede hacerlo todo el mundo.

-------------------------

Cuanto más viajo, menos sé.

Pero no me importaría no saber nada si por ello debo recorrer el mundo entero.

Cuanto más viajo, más soy.

-------------------------

A ver qué culpa tendrán las margaritas de que tú no sepas si te quiere o no.

-------------------------

Lo que no sabemos del cuento es que, quizás, Cenicienta no dejó caer el zapato de cristal a propósito.

-------------------------

Nosotros fuimos fuego.

Y ya sabemos que todo fuego termina convirtiéndose en cenizas.

-------------------------

El tiempo avanza, las cosas cambian y las personas crecen; pero los recuerdos siempre serán los mismos.

-------------------------

Nuestro amor fue como una tormenta de verano:
Súbito,
Intenso...
Y efímero.

-------------------------

Besos a escondidas que mueren ese mismo instante, pero que mantienen vivos a los jóvenes que se los dan.

-------------------------

Aún no entiendo algunas cosas que nos enseñan sobre las historias de amor.

A mí siempre me gustaron los príncipes de otro color.

-------------------------

Polos opuestos que se atraen...
Polos opuestos que se chocan.

-------------------------

La noche es demasiado bonita como para dormir mientras ella está presente.

-------------------------

La curiosidad mató al gato... y al gato le quedaron otras seis vidas.

-------------------------

Vivimos en un mundo con demasiados humanos pero muy poca humanidad.

Al otro lado de la mesa

No había noche que no nos sentáramos en el comedor para cenar juntos y contarnos cómo nos había ido el día.

Yo me quejaba de mi trabajo y ella intentaba animarme diciéndome que por lo menos yo tenía uno. Me encantaba cómo podía sacarle el punto positivo a todo, a diferencia de mí, que era más bien una persona bastante pesimista.

También me gustaba hablarle de música, de series o películas, de viajes... Le contaba mi opinión sobre todo y soñaba en voz alta planeando nuestro futuro.

Yo hablaba y hablaba, y ella siempre me escuchaba.

No intervenía mucho, como podéis comprobar. Pero por el simple hecho de que no podía.


Ella no podía hablar porque, realmente, ya no estaba al otro lado de la mesa.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Que les jodan

Que les jodan.

Que les jodan a los que creen en la imposibilidad.

Que les jodan a los que dicen que no podemos, a los que nos desaniman y a los que no confían en nosotros.

Que les jodan a los que les da miedo volar, a los que siempre tienen los pies en la tierra y a los que odian viajar.

Que les jodan a los que no pudieron cumplir sus sueños y ahora no quieren que nosotros cumplamos los nuestros.

Que les jodan a los que se ríen de nuestras ilusiones y las pisotean como si fuesen basura.

Que les jodan a los que no nos dejan soñar.

Porque si ellos no nos dejan soñar, nosotros no les dejaremos dormir.

domingo, 28 de agosto de 2016

Mudanza natural

– Ven, no tengas miedo –me dijo tendiéndome la mano.

Yo, titubeando, la agarré con fuerza; y al unir mi piel con la suya, sentí que empezaba a formar parte de algo maravilloso.

Ella me tiró suavemente del brazo y me condujo hacia lo más profundo de sus entrañas. Me tumbé en ella y, poco a poco, me fui adentrando en sus raíces, hasta que no quedó ningún rastro de mi cuerpo.

Dejé de ser, por fin, parte del mundo en el que siempre había vivido. Ahora pertenecía a uno nuevo que era magníficamente tranquilo y pacífico.

Y probablemente me quedaría en él durante el resto de mi existencia.

Un mundo sin tiempo

Ayer tuve un sueño en el que todos nosotros vivíamos en un mundo donde no éramos conscientes de lo que era el tiempo.

Nunca teníamos prisa.
Conceptos como “madrugar” o “llegar tarde” no existían.

Tampoco había relojes o almanaques, mucho menos horarios.
Si no teníamos hambre, no comíamos; si nos sentíamos cansados, nos íbamos a la cama; si nuestro cuerpo se despertaba, entonces nos levantábamos…
Simplemente, nos dejábamos llevar.

Era un lugar maravilloso en el que vivíamos sin estrés ni ataduras.
Era un sitio extraordinario donde reinaba la paz y la libertad.

Todo era genial hasta que el tiempo volvió a aparecer.
La gente empezó a agobiarse y todos corrían de un lado para otro.

Y tú… Desapareciste.
Regresaste a ese lugar al que van las personas cuando se quedan con los bolsillos vacíos.


Ya no podías pertenecer a este mundo, donde el tiempo se ríe de los calendarios y esclaviza a los que aún tienen algo de él.

viernes, 19 de agosto de 2016

Una imagen vale más que mil palabras

Siempre he pensado que escribir es la solución para todo.
Al menos, la mía.

Yo escribo siempre que puedo y quiero.
Escribo cuando tengo algo que contar.

Pero, ¿qué escribir cuando no se sabe de qué escribir?
Si escribir es mi solución, ¿qué pasa si el problema es no poder hacerlo?

Entonces, descubrí otra faceta del arte: la fotografía.

Dicen que "una imagen vale más que mil palabras".
Con lo cual, si podemos formar poesía con textos, también podemos hacerlo con imágenes.

Me di cuenta de que tenía a mi disposición otra de las tantas soluciones que la vida me mostraba.

Porque la fotografía es arte y el arte es mi solución.

Porque la fotografía... también es poesía.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Me dueles

Te curaría las heridas si me dejases.
Lo haría con cuidado y con cariño, como si estuvieses a punto de romperte.

Pero claro.
Siempre te ha gustado hacer las cosas por tu cuenta, con prisa y sin prestar atención; mientras rechazas mi ayuda y menosprecias mi trabajo.

Puedes hacer lo que quieras, pero luego no me vengas quejándote diciendo que te duele.

Eres tú el que me duele a mí.

martes, 16 de agosto de 2016

Soy un desastre

Me he despertado con la ropa de anoche, el pelo revuelto y el maquillaje corrido.
Sin ni siquiera lavarme la cara, he bajado a desayunar.
Me he preparado un café doble y unas tostadas con mantequilla y mermelada de fresa.
Y luego me he tomado una aspirina para el dolor de cabeza.
He encendido la televisión y me he quedado viendo el telediario.

Entonces, me he visto reflejada en el espejo del salón. Tenía la boca sucia, la nariz roja y los ojos llorosos. No podía reconocerme. Y me di cuenta de que era un desastre.

Que ayer no salí y, aunque lo hubiese hecho, me habría puesto el pijama antes de quedarme dormida.
Que siempre me quito el maquillaje al llegar a casa y que siempre me lavo la cara por las mañanas para espabilarme.
Que no me gusta el café y que yo desayuno cereales con leche.
Que odio tomarme pastillas y prefiero aguantar el dolor.
Que no veo las noticias porque no las soporto, ya que soy más de escuchar la radio que de ver la tele.

Me he dado cuenta de que, desde que no estás, ya no sé quién soy.

Bueno... Sí.


Un desastre.